Archivo por días: 3 diciembre, 2015

El golpeo de antebrazos y su evolución hacia el alto rendimiento, per Oscar Novillo

El de antebrazos es el golpeo más utilizado en voleibol. A nivel técnico plantea seguro muchas incógnitas… ¿Cómo se deberían sujetar las manos durante el golpeo? ¿Qué variaciones técnicas se podrían incorporar en este fundamental según la edad y nivel de los jugadores?¿Influye la posición de piernas o la del cuerpo en el resultado del golpeo? ¿En qué medida?…

Seguramente no existe una única respuesta o solución válida. Intentaré exponer las alternativas conocidas justificando por qué nos decantamos por trabajar con alguna de ellas en  concreto.

El primer paso en el aprendizaje de este gesto técnico debería consistir en controlar mínimamente los desplazamientos previos al golpeo. Para ello, en iniciación, podemos utilizar ejercicios en los que la pelota se coge o agarrar con ambas manos por debajo de los hombros en lugar de golpearla.

En lo que respecta al golpeo, existen dos formas, desde nuestro punto de vista, válidas en el aprendizaje para plantear la sujeción de las manos, y una tercera, poco común, que también ha facilitado buen rendimiento en ocasiones.

La primera forma de sujeción es el tradicional agarre partiendo desde la superposición de una mano sobre la otra

figura1Agarre dedos sobre dedos.

figura2

Facilita la extensión de los codos y la formación de la superficie de contacto.

figura3

El problema que puede surgir con esta forma de sujeción es que se deforme la superficie de contacto hacia el lado dominante del jugador, perdiendo uniformidad

La segunda forma de sujeción matiza la anterior solucionando el posible problema de la falta de uniformidad, agarrando una mano con la otra

figura4

Una mano cerrada y la otra la agarra.

figura5

Mantiene de forma natural los pulgares a la misma altura y la unión de las muñecas, y forma una buena superficie de contacto.

Como curiosidad, técnica de golpeo de brazos sin agarre, enseñada en algunas escuelas de centro y norte américa, enfocado a jugadores /as que se inician en el volley con un desarrollo físico considerable (categoría cadete o juvenil) ya que es necesario tener fuerza en los brazos para poder mantener la posición de brazos tras el impacto del balón. Algunos jugadores cubanos o puertoriqueños (Gregory Berrios) han exhibido esta técnica en la Superliga española.

figura6

Técnica poco común que se valía de un objeto rígido (bolígrafo por ejemplo) sujeto por las manos, para comenzar a asimilar el gesto.

Otros aspectos importantes a la hora de afrontar el aprendizaje son:

Los brazos deben estar separados del cuerpo (ángulo recto aproximadamente) para facilitar conseguir una buena superficie de contacto.

El cuerpo debe estar ligeramente inclinado para propiciar que el golpeo vaya hacia adelante.

Las piernas semiflexionadas para generar estabilidad y contribuir en el golpeo.

Los pies, separados a una distancia cómoda y con uno de ellos adelantado ligeramente para permitir mayor equilibrio. Es importante, para contribuir a ese equilibrio, que los pies estén paralelos (ambas puntas mirando hacia adelante).  Se plantea en ocasiones (para iniciación) adelantar el pie más próximo al lateral de la pista, pero este es un planteamiento que varía con la misma evolución del gesto técnico hasta realizarlo completamente al contrario en etapas posteriores.

figura7

Modelo técnico correcto, mecanizado con un singular método de cuerdas y sujeciones.

En la evolución hacia el alto rendimiento nos encontramos con que, solamente en el golpeo de un balón fácil (freeball) se mantiene en gran medida la técnica de base del golpe de antebrazos.

En recepción, por ejemplo, del saque flotantese pasa de un planteamiento (hasta categoría infantil aproximadamente) de frontalidad, a otro en el que tanto los sistemas tácticos que implican a menor número de receptores, como la exigencia de los saques (más agresivos y con menos parábola), obligan a plantear a menudo la lateralidad en el gesto.

figura8

Golpeo frontal, con cierto desequilibrio (puntas de los pies abiertas y sin contacto con el suelo) provocado por la dificultad del saque.

figura9

Recepción lateral de un saque flotante. Pierna izquierda retrasada para facilitar el descenso del hombro derecho y conseguir mejor superficie de contacto.

figura10

Recepción lateral de saque flotante por la derecha.

En el caso del saque en salto en potencia (valorable en categoría juvenil para algunos jugadores), el gesto original de golpeo de antebrazos se desvirtúa por la mayor proximidad de los brazos al cuerpo (difícil mantener el ángulo recto entre cuerpo y brazos al tener que amortiguar la velocidad de la pelota), y en situaciones de lateralidad pero más próximas al suelo y en desequilibrio.

Ante saques realmente potentes se adoptan, en ocasiones, gestos técnicos más propios de la defensa que de la recepción.

figura11

Recepción frontal de saque en salto con aproximación de los brazos al cuerpo.

figura12

Recepción lateral baja de saque en salto potencia. Con ligero desequilibrio hacia la izquierda que la velocidad del saque hace imposible evitar.

figura13

Curiosa imagen de recepción de un saque en salto en potencia en zona de conflicto, con gesto técnico de golpeo lateral bajo y en desequilibrio.

Y por último, en cuanto a la evolución del golpeo de antebrazos en defensa (tema que ya se ha tratado en este blog), se mantiene la esencia del golpeo básico tan sólo en situaciones sencillas. Bien es cierto que, para facilitar la defensa de ataques fintados, a menudo se plantea un ligero desequilibrio del centro de gravedad hacia adelante, apoyando el peso del cuerpo sobre la punta de los pies.

La evolución a partir de categoría juvenil de la técnica en el golpeo de brazos, dependería en gran medida del nivel físico de la competición, a mayor potencia de ataque menor tiempo de reacción, y en consecuencia, mayor superficie de contacto es necesario ofrecer al atacante, además de la habitual separación de manos.

figura14

Técnica defensiva para ataques de primer tiempo o en línea, donde el escaso tiempo de reacción, no permite la preparación para realizar un gesto técnico más próximo al básico.

¿Estás de acuerdo con estos planteamientos, o tal vez eres capaz de aportar nuevas soluciones?

Oscar Novillo – Gerent Esportiu Federació Catalana de Voleibol