Claves del entrenamiento técnico, per Oscar Novillo

¿Cómo orientas tu trabajo para mejorar la técnica individual? ¿Utilizas exclusivamentemétodos analíticos? ¿Diferencias entre ejercicios que mejoran el rendimiento y los quedisminuyen el error…?

El Volleyballl es un deporte con una exigencia técnica superior a la de la mayoría de los deportes colectivos y en sintonía con algunos deportes individuales, lo que obliga a los entrenadores a tener siempre presente el “trabajo técnico” independientemente de la etapa o nivel de competición.

Pero el “trabajo técnico” se puede enfocar desde prismas muy diversos, con planteamientos y objetivos variables dependiendo de la categoría del equipo, el rol del jugador, experiencia,…

Os propongo un esquema que englobaría la mayor parte de enfoques de trabajo técnico, ordenados según las características metodológicas y desarrollando los posibles objetivos para una utilización lo más práctica posible.

fig1

-La metodología más utilizada para el aprendizaje, mejora o perfeccionamiento de la técnica es el TRABAJO ANALÍTICO. Pero, deberíamos diferenciar enfoques y matices que sin duda aportarán mayor sentido a la planificación del trabajo, y un criterio más acertado en la búsqueda de objetivos.

Dentro de trabajo analítico vamos a diferencias dos enfoques: propiciatorio y específico.
Propiciatorio para los ejercicios que sin realizar el gesto técnico o realizándolo de forma condicionada, facilitarán lo posterior adquisición o perfeccionamiento del mismo.

En el ejercicio que podéis ver a continuación se trabaja de forma analítica la bilateralidad en el control de balón de antebrazos. No se ejercita el gesto técnico, sino que se aporta confianza y control en ambos brazos para facilitar una mejor ejecución posterior del golpeo con brazos unidos. (Los desplazamientos específicos también se pueden incluir en este apartado).

En el siguiente ejercicio sí se realiza el gesto técnico pero condicionado, esto es, se obliga al jugador a focalizar sus concentración en la orientación de los hombros para facilitar de este modo la ejecución, en acciones de juego, de una recepción fuera de la línea del cuerpo.

El trabajo analítico específico tal vez sea el más representativo dentro del trabajo técnico. Consiste fundamentalmente en repetir el gesto técnico en diferentes situaciones y aportando correcciones técnicas si fuera necesario o planteando series de trabajo por objetivos.

El volumen de trabajo, con posibles correcciones técnicas, facilitará la mejora en el acierto en la realización de cualquier gesto técnico (por ejemplo, un colocador realizando colocaciones repetidamente, mejorará su precisión).

fig2

Pero para complementar el trabajo técnico anterior mejorando su eficiencia (eliminando el margen de error), es necesario plantear series de trabajo por objetivos (por ejemplo, un colocador realizando series de diez colocaciones hacia un aro que sirve como referencia, contabilizando los aciertos y penalizando errores, adaptando los objetivos a la aptitud del jugador).

-En cuanto la competición y el resultado que se pueda conseguir en ella adquieren protagonismo, la tendencia del entrenamiento, y en el que más tiempo se invierte, es el MÉTODO GLOBAL. Método, que al contrario de lo que muchos puedan pensar, es igualmente útil para afrontar la mejora de la técnica.

En un ejercicio de juego real entre dos equipos completos (seis contra seis), se dan consignas especiales para facilitar que se ejercite un gesto técnico concreto o algún matiz (recurso) del mismo. Éste tipo de trabajo se debe realizar sin la presión de la competición.

Los condicionantes para que se acabe realizando un trabajo técnico concreto en un ejercicio de juego real, también pueden venir dados por la supresión de algunos jugadores en la estructura del equipo (situaciones específicas). (Por ejemplo, se suprimen las posiciones 1,5 y 6 de uno de los equipos para centrar el trabajo en el bloqueo y evitar la continuidad).
También es posible trabajar la técnica con un método global y con el aliciente de la competición diseñando ejercicios con reglas especiales. La competición no facilita que un jugador modifique su técnica para mejorarla, situación esta que le llevaría en muchos casos a un empeoramiento de su rendimiento, pero sí proporciona una inestimable mejora de la eficiencia, reduciendo los márgenes de error, (es importantísimo en esta versión de trabajo técnico, acertar con el diseño de los ejercicios y sus reglas adaptadas).

En el siguiente ejercicio, se condiciona la estructura del juego para asegurarnos el poder trabajar situaciones de bloqueo concretas.

Este tipo de trabajo también se puede enfocar valorando el rendimiento técnico, o sea, vinculando el rendimiento en el gesto técnico que nos interese a la puntuación (por ejemplo, que las recepciones perfectas, por sí mismas, sumaran un punto al marcador de la competición, y los errores en recepción lo restaran…).

-Aunque lo lógico sería que jugadores de base invirtieran más tiempo en métodos analíticos y los jugadores absolutos en métodos globales, seguramente, en todos los casos, se debería hacer uso de todas las opciones de trabajo técnico expuestas en esta entrada. El éxito del entrenador radicará en encontrar la receta ideal para su equipo.

¿Y tú qué utilidad encuentras en este planteamiento?

 Oscar Novillo – Gerent Esportiu Federació Catalana de Voleibol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>